A un año de ser atropellado por Veppo, el agente que sobrevivió espera una condena «justa»

El agente de tránsito junto a su novia Rocío que lo apoya en su recuperación.

El agente de tránsito junto a su novia Rocío que lo apoya en su recuperación.

Santiago Siciliano, el agente de tránsito que fue atropellado y herido en el barrio porteño de Palermo por el periodista Eugenio Veppo, quien además embistió y mató a una compañera y está detenido, dijo a hoy, a dos días de cumplirse un año del hecho, que espera para el imputado una condena «justa» y «proporcional al daño que hizo».

«Tiene que tener una condena justa, proporcional al daño que hizo, que fue a dejar una persona muerta, a dos nenas sin su mamá y a un marido viudo, además de dejarme a mí con una discapacidad de por vida», dijo a Télam Siciliano (31), al referirse al periodista Veppo (32) y a la muerte de su compañera, la también agente de tránsito Cinthia Choque (28).

A poco del primer aniversario del hecho, Siciliano aseguró que «no recuerda nada» de la noche del 8 de septiembre de 2019, cuando Veppo lo embistió a bordo de su Volkswagen Passat en la esquina de la avenida Figueroa Alcorta y Tagle, mientras circulaba a unos 130 kilómetros de velocidad y sobrepasando a otros vehículos, según la pesquisa.

«Tuve un shock traumático, no recuerdo nada del accidente. Menos mal, porque no quisiera ver a Cinthia muerta al lado mío», se lamentó Siciliano, quien agregó que recién se enteró de la muerte de su compañera «casi un mes después».

«Me vino a visitar Christian, su marido. Me dolió mucho por las hijas, que perdieron a su mamá, y él, a su compañera», expresó.

El agente de tránsito, quien aún está de licencia, aseguró que no entiende de condenas pero que espera que una vez que Veppo llegue a juicio, los jueces decidan una condena justa «por el daño que cometió».

Tras ser embestido, Siciliano estuvo 11 días en coma y aún hoy padece secuelas físicas a pesar de haber sido sometido a tres operaciones en las dos rodillas y el tobillo de la pierna derecha.

«Me tengo que operar de los ligamentos de la rodilla izquierda porque sino me puedo dañar los meniscos. Además, tengo una placa que me recubre el cráneo que me generó un estrés postraumático», aseguró.

Siciliano recordó que antes del episodio «hacía boxeo y corría» y que ahora no puede hacer «ninguna actividad de impacto».

Durante el tiempo que permaneció internado, el agente estuvo acompañado por su pareja, Rocío, quien aseguró a esta agencia que Santiago es «obsesivo» en todo lo que hace y que gracias a su «talento» y «fuerza de voluntad» avanza e, incluso, la motiva a ella para levantarse y entrenar con él.

Siciliano también es amante de la música y le gusta tocar la batería, otra de las actividades a las que le dedica tiempo diariamente.

«La música es el canal que me da fuerza para seguir. Cuando estaba internado, Rocío me trajo un pad de batería y unos palillos para que practicara. Yo aún no podía hablar pero empecé a hacer ejercicios con los brazos y las manos», recordó.

Santiago contó que comenzó a tocar la batería a los 13 años y que en los años previos al hecho había pedido el pase para trabajar en los controles de tránsito los fines de semana y contar con más tiempo para tocar.

«Antes del accidente me puse como meta tocar ocho horas diarias, algo que estaba pudiendo hacer y, justo al mes de trabajar los fines de semana, pasó esto», contó.

«Creo que estoy acá para seguir haciendo música y criando a mi hijo», afirmó el agente.

Consultado si tuvo alguna vez contacto con el periodista que lo embistió, Siciliano dijo que en realidad habló con el padre de éste, Fabián Veppo, quien se comunicó y se mostró «amable y cortés».

«Me pongo en el lugar de padre y él no tiene nada que ver con lo que hizo el hijo. Me dijo que lamentaba mucho lo que hizo y que su hijo tiene que hacerse responsable de las lesiones mías y la muerte de Cinthia», manifestó.

«Me gustaría volver el tiempo atrás y quedarnos arriba de la camioneta con Cinthia», aseguró el agente de tránsito.

Finalmente, expresó que espera en un futuro poder darle a su hijo «todas las herramientas para lo que desee hacer» y, en lo personal, «triunfar en la música».

«Desde el accidente valoro más la vida. Decido tomar las cosas más tranquilo y criar con más amor a mi hijo, que festejará su décimo cumpleaños el próximo 20 de septiembre, justo un día después que se cumple un año de que desperté del coma», concluyó.

El hecho ocurrió la madrugada del 8 de septiembre de 2019, cuando a bordo de su Volkswagen Passat y a unos 130 kilómetros por hora de velocidad, el periodista embistió a los inspectores en la avenida Figueroa Alcorta y Tagle.

Tras impactar a las víctimas, Veppo escapó sin socorrerlas, abandonó el vehículo, abordó un taxi junto a sus acompañantes y se fue a su casa del barrio porteño de Belgrano, hasta que pasadas las 17 de ese día se entregó en la Comisaría Vecinal 1A, donde quedó detenido.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: