Condenan a prisión perpetua a un joven por asesinar de 18 puñaladas a su pareja

Compartí este articulo!

Un joven de 24 años fue condenado hoy en Rosario a prisión perpetua por asesinar de 18 puñaladas a la salida de una fiesta a su pareja, Jésica Olivera, en 2018, informaron fuentes judiciales.

El tribunal de Rosario, integrado por los jueces: Hebe Marcogliese, Alejandro Negroni y Pablo Lanzón, condenó a Juan Emanuel Saucedo a la pena máxima prevista en el Código Penal al hallarlo autor del delito de homicidio calificado doblemente agravado por el vínculo y por violencia de género, consignaron a Télam los voceros.

La pena impuesta coincide con lo solicitado por la fiscal del caso Marisol Fabbro al inicio del juicio el viernes pasado.

Según los relatos en las audiencias del debate, al que el acusado llegó bajo prisión preventiva, el ataque contra Olivera se registró alrededor de las 4.30 de la madrugada del domingo 15 de abril de 2018.

El hecho

La investigación determinó que la noche anterior la pareja y una hija de ambos, de un año, concurrieron a un salón de fiestas por el cumpleaños de 15 de una de las hermanas del hombre.

Al salir de esa fiesta, ya en la madrugada del domingo, y cuando regresaban a la casa donde convivían en la zona oeste de Rosario, el ahora condenado comenzó a reclamarle a la mujer sobre su comportamiento en la fiesta.

«No podes hacerme esto a mí, ¿cuántas veces lo hablamos?», le dijo el joven a Olivera, al tiempo que la tomaba de los cabellos y la golpeaba, según indicaron los testigos.

Tras reducirla, el agresor extrajo de la cintura un cuchillo y, según la autopsia, le asestó 18 puñaladas, una de las cuales le seccionó la arteria femoral a la altura del muslo, que produjo la muerte en el acto.

Saucedo fue detenido el mismo día cuando intentaba escapar y el cuchillo empleado en el crimen, de unos 25 centímetros de hoja, fue secuestrado de la escena del ataque.

Durante los alegatos, la fiscal Fabbro, aseguró «que el crimen se produjo en un contexto de violencia de género en el cual el acusado pretendía ejercer dominio físico y psicológico» sobre la víctima.

«No era la primera vez que la agredía, más de una vez Jésica quedó hospitalizada por los golpes que le propinaba el acusado», alegó la fiscal.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: