Cómo mejorar el ambiente de estudio en casa

Compartí este articulo!

¿Los niños seguirán estudiando desde la casa? Por el momento, pareciera que sí. Mientras tanto, deberemos lograr el mejor ambiente para que, desde casa y frente a sus dispositivos electrónicos, jueguen su mejor rol.

Así lo entienden directivos de las principales empresas de TIC (Tecnologías de la información y la comunicación) que distribuyen sus productos en Argentina: junto a especialistas de la salud, de la educación, arquitectos e interioristas, proponen estas 10 claves para conseguir un mejor aprendizaje.

 

Publicidad

1.      Buscar un lugar con una buena iluminación

El espacio seleccionado debe tener una buena luz natural, ya que potencia el bienestar, aumenta la creatividad y facilita el desarrollo de las tareas de forma ágil y eficaz. Buscar un lugar con ventanas cercanas, aprovechar los patios siempre y cuando se pueda o utilizar espejos para permitir el rebote de luz e iluminar los rincones más oscuros son algunas soluciones.

2.      Ventilar la habitación

La temperatura de un entorno afecta directamente la capacidad de los niños para concentrarse, absorber y retener información. Los estudios demostraron que si en un salón de clases hace demasiado calor el cerebro le recuerda constantemente al cuerpo que haga algo con respecto a la temperatura, y debido a esa interrupción constante es más difícil concentrarse. Una ventilación y temperatura adecuadas aumentarán el confort y rendimiento.

Publicidad

3.      El silencio, vital

Está demostrado que la exposición a un nivel excesivo de ruido se relaciona directamente con complicaciones en el aprendizaje y la cognición. Llenar su espacio con conversaciones familiares o tener un televisor encendido cerca sólo hará que se dispersen con mayor facilidad. Si no se puede contar con una estancia independiente, sería conveniente optar por un panel que aísle un poco el área y permita la concentración.

4.      Mesas y sillas confortables por favor

Publicidad

“La comodidad y la ergonomía han de ser factores clave a la hora de buscar el mobiliario para estudiar o trabajar”, explica el arquitecto Antonio Vaggione, de Hause Möbel. No importa qué tan bonito sea ese mobiliario, sí que resulten cómodos. Es indispensable una mesa  o escritorio que se adapte en tamaño y altura a los niños, y una silla que cuide de la espalda y facilite una postura adecuada.

5.      Usar los recursos tecnológicos adecuados

Es esencial contar con recursos tecnológicos apropiados para seguir las clases y tareas sin inconvenientes. En este sentido, la marca Acer recomienda dispositivos de gran portabilidad, pero potentes, que posibiliten la multitarea y pantallas con tecnología capaz de proyectar imágenes claras y con buena definición. Si no tenés notebook, puede ser la PC ubicada en ese sitio elegido. Si tampoco hay PC se puede usar el smartphone, pero siempre asegurarse de una buena conectividad. 

6.      Orden necesario

Un espacio desarreglado no incita a la concentración, por lo que es vital ordenar el escritorio cada día antes de empezar la sesión de aprendizaje. Podés buscar pequeñas cajas para crear un archivo en el que clasifiques sus materiales.

7.      Exhibe sus logros

Esta es una gran idea, sobre todo para los niños más pequeños. Incluir un área para exhibir sus logros, pero principalmente sus trabajos. El orgullo familiar es un incentivo más poderoso que cualquier regalo.

8.      La planificación

Si es posible, usá una pizarra para organizar sus tareas. Mantener una rutina y orden es esencial para que ellos puedan lograr sus metas más fácilmente. Es muy importante planificar y seguir horarios: levantarse a la misma hora, ponerse a estudiar y finalizar cuando corresponde, bañarse en cierto horario y tener una hora para dormir, según lo indica la Sociedad Argentina de Pediatría.

9.      Mantener a los amigos, aunque sea virtualmente

Uno de los peligros de esta “nueva normalidad” es la falta de vínculos sociales. Tratá de que sigan conversaciones con los amigos, aunque sea de manera virtual. Recordá que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó los videojuegos durante esta etapa, por supuesto, con horarios establecidos.

10.  Compromiso familiar

Los niños no podrán aprender sin el compromiso de la familia. “Son tiempos difíciles para padres y madres que también trabajan, pero todos en casa deberán repartirse las tareas y crear un esquema que le permita al niño o a la niña tener el mejor espacio, concentración y enfoque en sus responsabilidades escolares”, destacan asesores pedagógicos.

Publicidad

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: