«Si escuchamos siempre lo mismo nos morimos de aburrimiento», afirma Tom Quintans, líder de Bestia Bebé

Compartí este articulo!
«Si escuchamos siempre lo mismo nos morimos de aburrimiento», afirma Tom Quintans, líder de Bestia Bebé

Tom Quintans, líder de la banda Bestia Bebé, se manifestó a favor de que el hip hop y otros estilos tomen un lugar dentro de la música argentina «porque es bueno que salgan cosas nuevas; si escuchamos siempre lo mismo nos morimos de aburrimiento».

La banda que tiene su base en el barrio porteño de Boedo y que integra el catálogo del sello platense Laptra -que también cuenta con grupos como Él Mató a un Policía Motorizado y 107 Faunos-, lanzará a mediados del mes que viene su cuarto disco de estudio, «Gracias por nada».

El nuevo trabajo mantiene la electricidad de los discos anteriores, aunque a menor velocidad, y Quintans vuelve a deleitar con sus viñetas urbanas, bien de barrios porteños. Incluye la participación de Santiago Motorizado en la melancólica «Qué clase de ciudad es esta» y de María Zamtlejfer, ex Ligas Menores, en otra de las nuevas composiciones.

En declaraciones a la agencia Télam, Quintans manifestó que el álbum «ya estaba» listo antes de la cuarentena. «Lo grabamos en octubre o noviembre, más o menos, lo mezclamos en el verano y cuando salió el primer adelanto en febrero ya estaba».

«No me gusta repetirme, entonces es un disco más personal con las letras, es muy íntimo, de cosas que me pasaron a mí en estos años», agregó. «A veces escribo de cosas que no tienen sentido o que veo, pero estas son cosas que me pasaron a mí».

En cuanto a la canción «Un documental sobre mí», que parece muy egomaníaco, el músico aclaró que «quedó así porque la letra tiene que ver con cosas que me pasaron a mí, pero cuando escribo también agrego otras cosas para terminar la letra y que no sea una biografía escrita de lo que me pasa. Tiene cosas que me pasaron y cosas que no, pero que las agregué porque me gustaba cómo quedaba».

«Es más como una cosa medio pesimista», agregó. «Un sentimiento que tenemos todos, que es que cuando hacés cosas por ahí en el momento decís ‘¿para qué hago esto?’, como que no tiene ningún sentido. Es un sentimiento bastante común pero que solemos reprimirlo porque no está bueno pensar eso. Va por ese lado, es medio pesimista comparado con lo que siempre solemos hacer nosotros que es bastante positivo. Este tiene ese lado de esos sentimientos medio para abajo».

En cuanto al sonido, Quintans reconoció que es «medio vintage, mucha guitarra acústica en muchos temas, hay bastante teclado, que nunca usamos nosotros, no como instrumento principal pero acompañando. Por ahí los temas no son tan frenéticos, bajó un cambio».

Si bien «Música de Suspenso», el último tema del disco, tiene un final muy ‘shoegaze’, «el resto lo veo más loco, más por ese lado», indicó. «Esto siempre me gustó y lo vi como un tema muy loco de intentar, por ahí este es el que mejor quedó y se nota más ese toque ‘shoegaze’».

«Mi hermano es el productor, Felipe Quintans. Él ya produjo el anterior y este ya lo produjo desde la composición, iba tirando ideas. Pudimos hacerlo bien tranqui esta vez, armamos el estudio en el comedor de la casa de él y entonces fue más familiar. Él también grabó los teclados. No son sintetizadores ochentosos, son más de acompañamiento como si fuese no un Hammond, pero ese tipo de sonido».

En relación a los cambios en la escena y a la aparición de la música urbana, Quintans confesó que no se pone «a analizar ese tipo de cosas». «La gente se horrorizó por esto de que Trueno dijo que era ‘el nuevo rock and roll’ y se meten en estas boludeces que no tienen sentido. Me parece buenísimo que haya cosas nuevas y que los pibes puedan escuchar rock o trap pero que sean nuevos. Si escuchamos siempre lo mismo nos morimos de aburrimiento».

«El hip hop también siempre tuvo en sus letras esas cosas medio polémicas, no podés cantar algo que no llame la atención en ese tipo de música. Igual a mí siempre me gustó el hip hop y no es algo nuevo, tiene como 40 años, entonces me parece que está bueno que haya gente que lo toma en cuenta acá. Una cosa no reemplaza a la otra, es una boludez pensar que ahora es esto o lo otro, no aporta nada. Está bueno que todo tenga su espacio».

Quintans también reflexionó sobre shows en streaming, que «no reemplazan ni a palos a un show normal». «Un recital por internet no va a reemplazar al vivo jamás, es otra cosa. Es lo que es, un recital por internet. Si está bueno o no, está en cada uno; lo bueno es que lo podés ver desde tu sillón pero es otra cosa», sentenció.

Nota relacionada:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: