Los problemas de la estrategia de la Provincia

Compartí este articulo!

El Gobierno de la Provincia de Córdoba se encuentra en un proceso de reestructuración de su deuda pública.

Lo que se está negociando, sobre todo, es el nuevo plazo que tendremos los cordobeses para devolver el principal de los bonos PDCAR 2021, 2024, 2027 a los acreedores internacionales y qué tasa de interés en dólares pagaremos de aquí en más.

Estos bonos fueron emitidos en 2016 y 2017, con una tasa de interés en dólares de entre 7,125% y 7,45%. No estaría en negociación una quita del capital adeudado, que es de 1.670 millones de dólares.

Hasta ahora, no se sabe mucho de la marcha de la renegociación, pero en apariencia el valor presente neto (VPN) de la oferta del Gobierno provincial sería de 69 dólares por cada 100 dólares.

Publicidad

Esta oferta es sustancialmente más alta y generosa para los acreedores que el acuerdo logrado hace poco por el Gobierno nacional, de 54,8 dólares. Dicho acuerdo, que logró una adhesión del 99% de los acreedores, implica que los nuevos bonos nacionales pagarán una tasa de interés promedio en dólares del 3,07%, en vez de 7% como los antiguos bonos.

El martes se supo que la Provincia de Córdoba pagó un vencimiento de intereses de los bonos PDCAR 2024 por unos 19 millones de dólares (equivalentes a 1.410 millones de pesos).

Este pago, en el medio de la renegociación de esa misma deuda, muestra un claro desvío respecto de la estrategia coordinada que está desarrollando la gran mayoría de las otras provincias que también renegocian sus deudas.

La estrategia coordinada de estas provincias ha sido posponer los pagos de la deuda para lograr un mayor poder de negociación y de ese modo cerrar un acuerdo que garantice la sostenibilidad de sus deudas.

¿Este desvío de la estrategia coordinada de las otras provincias ayudará a lograr un acuerdo que garantice la sustentabilidad de la deuda cordobesa? Además, ¿no perjudica a las otras provincias?

Publicidad

En apariencia, este camino propio de la Provincia de Córdoba obedece más a cuestiones “políticas” que “técnicas” (es decir, actuar de forma coordinada con las otras provincias para aumentar el poder de negociación).

Sería lamentable que en la estrategia de negociación del Gobierno de Córdoba entraran a jugar factores electoralistas, como poder decir en campaña que Córdoba no entró en default, pero que resulten en un empeoramiento de la sostenibilidad de la deuda cordobesa y de las otras provincias.

En definitiva, cuando concluya la renegociación de las deudas, veremos si la estrategia de negociación de la Provincia termina implicando mayor o menor carga a futuro para los cordobeses y/o termina perjudicando a las otras provincias.

Publicidad

En el debate público, algunos argumentan que no entrar en default permite que la Provincia pague una tasa de interés menor la próxima vez que emita deuda internacional.

Sin embargo, este beneficio es a largo plazo, ya que una nueva emisión internacional por parte de la Provincia no luce como algo que sucederá en los próximos años y debería tener la autorización de la Nación.

Además, si estos factores “electoralistas” hacen que la Provincia termine negociando mal, lejos de pagar una menor tasa de interés en dólares, pagaremos una mayor por la deuda reestructurada.

Finalmente, creo necesario remarcar que para reducir la tasa de interés en dólares que abona la deuda de Córdoba sería positivo que el Gobierno provincial se comprometa a nunca más endeudarse en dólares para construir obras faraónicas, como el Panal, la Nueva Legislatura o el puente sobre el lago San Roque, sólo para nombrar algunas.

Para evitar nuevas renegociaciones o caer en default en el futuro, es necesario invertir en infraestructura que de verdad aumente las capacidades productivas y exportadoras de la Provincia, y no que tenga meros fines “electoralistas”.

Sólo con un Estado que realmente apoye y facilite el progreso del sector privado se puede tener una provincia y un país desarrollado y creíble.

*Investigador de Conicet; profesor de la UNC

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado el 3/09/2020 en nuestra edición impresa.

Publicidad

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: