La extensión del hielo del mar de Bering, en mínimos de 5.500 años

Compartí este articulo!

Analizando la vegetación de una isla del mar de Bering, investigadores han determinado que la extensión del hielo marino en la región es la menor de lo que ha sido durante miles de años.

Un artículo que publica la revista ‘Science Advances’ que describe cómo un núcleo de turba de la isla St. Matthew, a medio camino en el brazo de mar que separa Siberia y Alaska, ofrece una mirada al pasado.

Al analizar la composición química del núcleo, que incluye restos de plantas desde hace 5.500 años hasta el presente, los científicos pueden estimar cómo ha cambiado el hielo marino en la región durante ese período de tiempo.

«Es una pequeña isla en medio del mar de Bering, y esencialmente ha estado registrando lo que está sucediendo en el océano y la atmósfera a su alrededor», explica la autora principal, Miriam Jones, geóloga investigadora del Servicio Geológico de Estados Unidos, que trabajaba como investigador de la facultad en la Universidad de Alaska Fairbanks cuando comenzó el proyecto en 2012.

Publicidad

El antiguo registro del hielo marino se presenta en forma de cambios en las cantidades relativas de dos isótopos del elemento oxígeno: oxígeno-16 y oxígeno-18. La proporción de esos dos isótopos cambia según los patrones en la atmósfera y el océano, lo que refleja las diferentes firmas que tiene la precipitación en todo el mundo. Más oxígeno-18 produce una precipitación isotópicamente «más pesada», más oxígeno-16 hace que la precipitación sea «más ligera».

Al analizar los datos de un modelo que rastrea el movimiento atmosférico utilizando la firma isotópica de la precipitación, los autores encontraron que las precipitaciones más intensas se originaron en el Pacífico norte, mientras que las precipitaciones más ligeras se originaron en el Ártico.

Una proporción «alta» indica un patrón estacional que hace que la cantidad de hielo marino disminuya. Una proporción «ligera» indica una temporada con más hielo marino. Esa conexión se ha confirmado a través de datos satelitales de hielo marino recopilados desde 1979 y, en menor medida, a través de la presencia de algunos microorganismos en muestras de núcleos anteriores.

La instalación de isótopos estables de Alaska de la UAF analizó las proporciones de isótopos en las capas de turba, proporcionando una marca de tiempo para las condiciones del hielo que existieron a lo largo de los milenios.

Después de revisar la historia isotópica, los investigadores determinaron que las condiciones modernas del hielo se encuentran en niveles notablemente bajos.

Publicidad

«Lo que hemos visto más recientemente no tiene precedentes en los últimos 5.500 años –alerta Matthew Wooller, director de la Instalación de Isótopos Estables de Alaska y colaborador del artículo–. No hemos visto nada como esto en términos de hielo marino en el Mar de Bering».

Jones señala que los hallazgos a largo plazo también afirman que las reducciones en el hielo del mar de Bering se deben más que a las recientes temperaturas más altas asociadas con el calentamiento global.Las corrientes atmosféricas y oceánicas, que también se ven afectadas por el cambio climático, juegan un papel más importante en la presencia de hielo marino.

«Están sucediendo muchas más cosas que simplemente el calentamiento de las temperaturas –recuerda Jones–. Estamos viendo un cambio en los patrones de circulación tanto en el océano como en la atmósfera».

Publicidad

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: