Supermercadistas de Córdoba advierten que acciones de proveedores fomentan el aumentos y desabastecimiento

Entidades supermercadistas denunciaron este martes una serie a acciones de proveedores, como pretender aplicar aumentos de precios no autorizados o cargos adicionales, que pone a las pymes del sector en desigualdad de condiciones con las grandes cadenas, por lo que reclamaron la intervención de organismos gubernamentales.

En un comunicado, la Cámara Argentina de Supermercados (CAS) y la Federación Argentina de Supermercados y Autoservicios (FASA) afirmaron que «los supermercados y autoservicios regionales rechazamos ser la variable de ajuste de la industria proveedora».

En Córdoba, la Casac (Cámara de Supermercados y Autoservicios de Córdoba) advirtió además que las empresas supermercadistas locales «están sufriendo un proceso de desabastecimiento debido a las actitudes discriminatorias de sus proveedores».

«De aceptar estas listas, rompemos con la resolución vigente del congelamiento de precios. Si no aceptamos, los proveedores nos cuotifican o no nos entregan mercadería. Esto provocará un desabastecimiento a corto plazo en ciertas categorías de productos», dijo Victor Palpacelli, presidente de CASAC.

Publicidad

«Es por ello que en el día de hoy, elevaremos una nota al Ministro Eduardo Accastello para trasladarle esta preocupación y solicitarle que nos acompañe gestionando el accionar en las esferas correspondientes en pos de dar una solución definitiva a este conflicto», agregó.

El reclamo 

Según las entidades, desde este sector «pretenden aplicar aumentos de precios no autorizados por las autoridades nacionales, modifican las condiciones de venta eliminando bonificaciones y/o descuentos, o tratan de aplicar cargos adicionales por costos (logísticos) que siempre estuvieron contemplados en el precio final de los productos».

«Hemos denunciado reiteradamente estas actitudes a las autoridades nacionales, porque además de no respetar lo establecido por la reglamentación vigente, en muchos casos son claramente discriminatorias hacia nuestros asociados de todo el país», remarcaron.

Para CAS y FASA, «las condiciones de venta que se quiere imponer a los supermercados pymes no son las mismas que se aplican a las grandes cadenas extranjeras y/o nacionales».

Publicidad

Asimismo, señalaron que «la situación es muy grave para los supermercados y autoservicios regionales, porque tenemos los precios de venta congelados a valores del pasado 6 de marzo».

Tras afirmar que acompañan la gestión del Gobierno nacional, ratificaron su decisión de «no recibir mercadería que no cumpla con lo establecido por la Secretaria de Comercio Interior de la Nación».

«Sólo pretendemos que se respeten los márgenes operativos anteriores a la cuarentena Covid-19, de no ser así, muchos de ellos deberán bajar sus persianas», advirtieron.

Publicidad

Para que sea restablecida la equidad en la comercialización de productos básicos y esenciales, reclamaron que la Secretaria de Comercio de la Nación imponga su autoridad de regulación.

Publicidad

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: