La capacidad de las imágenes para construir nuevos sentidos en una colección de ensayos

Compartí este articulo!
Tres ensayos dedicados a pensar las imágenes

Tres ensayos dedicados a pensar las imágenes

«Fuera de lugar», «La vida activa» y «Poner blanco sobre negro» son los tres títulos de una nueva colección de libros «Argentina hoy» -publicada por la Fundación Foro del Sur- que aborda ejes conceptuales del arte como el cuerpo, la raza y el territorio, lejos de las clasificaciones convencionales, narrados a través de las obras de reconocidos artistas argentinos.

«El punto de partida de estos ensayos tiene que ver con pensar con imágenes. Los tres libros comparten esta premisa: partir de un conjunto de obras -performances, videos, instalaciones, acciones- en su mayoría muy transitadas, pero que en este contexto arman nuevas genealogías, junto con textos que se preguntan cómo se ha constituido la narrativa histórica artística», explica a Télam la directora de la colección, la investigadora Diana Wechsler.

«El propósito es volver a preguntarse por las cosas, no dar nada por sentado, discutir cualquier clasificación convencional. Y si bien son investigaciones de largo aliento tienen una gran actualidad ya que buscan desafiar la inercia, desenmascarar y confrontar el sentido común», agrega la historiadora de arte y directora artística de Bienalsur.

La colección «Argentina Hoy», que cuenta con la coordinación de Marlise Ilhesca Jozami, apunta a presentar nuevos repertorios para una serie de obras de arte ya muy transitadas pero desde otras perspectivas, como lo demuestran los trabajos «Fuera de lugar. El territorio del arte como espacio de excepción» de Benedetta Casini, «La vida activa. Un ensayo sobre cuerpo y pensamiento en el arte argentino» de Florencia Qualina y «Poner blanco sobre negro. Exclusiones raciales del centro en expansión» de Leandro Martínez Depietri.

Oscar Masotta, Víctor Grippo, Horacio Zabala, Diego Bianchi, Alberto Heredia, Luciana Lamothe, Marta Minujin, Graciela Carnevale, Claudia Fontes, Angel della Valle, Roberto Jacoby, Gabriel Chaile y Cristina Piffer son algunos de los artistas argentinos cuyas obras entretejen nuevas lecturas en estos ensayos, que se pueden descargar gratis en www.forosur.com.ar.

Diana Wechsler

Diana Wechsler

«En los tres casos son ensayos que surgen de estar trabajando en exposiciones, que son el laboratorio donde poner a prueba qué pasa en el encuentro con las imágenes, y que permite armar otras genealogías, cruzar las obras y en la mayoría de los casos, traerlas al estricto presente, porque aluden a temas como el prejuicio racial, el capitalismo financiero o la inmigración», detalla Wechsler.

El cuerpo como territorio mismo de la experiencia estética, como laboratorio de pensamiento activo y como «campo de batalla» (según la definición de la artista Barbara Kruger) da forma al ensayo de Florencia Qualina, «La vida activa», desde los Vivo Dito de Alberto Greco hasta «La suspensión de la incredulidad» de Diego Bianchi, entre otras obras que se han manifestado, a su tiempo, contra el capitalismo financiero, contra el individualismo o contra una cultura atravesada por la meritocracia.

A partir de «La vuelta del malón» (1892) de Angel Della Valle y «El problema del caballo», de Claudia Fontes, que se vio en 2017 en el Pabellón Argentino en la Bienal de Venecia, el curador Leandro Martínez Depietri («Poner blanco sobre negro») traza una suerte de «historia del racismo argentino» que también denomina su autor como «la cara más atroz del proceso civilizatorio».

Este ensayo rescata la inquietante obra de la artista Cristina Piffer, «Argento. 300 actas», una instalación que se basa en las actas de bautismo de trescientos indígenas que estuvieron prisioneros en la isla Martín García, luego de la denominada «Campaña del desierto», cuya constancia fue archivada por el Arzobispado de Buenos Aires.

Para dar cuenta del despojo material y simbólico del que fueron víctima los pueblos originarios, la artista transcribió cada uno de los manuscritos de bautismo y convirtió esas imágenes en hojas metálicas, muy finas, plateadas y brillantes, una «materialidad que evoca el imaginario colonial que suponía la existencia de metales preciosos».

Por su parte, la curadora italiana Benedetta Casini echa mano a obras del colectivo Estrella del Oriente, de Graciela Carnevale, de Diego Bianchi y de Marta Minujín para hablar de las fronteras, los inmigrantes y aquellas obras que logran cuestionar el orden normativo imperante.

«De algunos de estos temas –opina Wechsler, investigadora del Conicet- se está diciendo más desde el arte que desde cualquier otro lado. Queremos aprovechar este contexto, y la suspensión de ciertas normas, para lograr un choque de sentidos que abra una mirada crítica, algo que sólo el cruce de imágenes puede lograr. Estos ensayos buscan, a partir de las obras de arte elegidas, establecer otra mirada sobre aspectos de la realidad».

Wechsler alude entonces a un ejemplo del mundo del arte que da cuenta del poder de las imágenes y su capacidad de construir nuevos sentidos, o de resistirse a un sentido único: «Los grabados de Goya fueron utilizados para ilustrar informaciones y noticias sobre la guerra civil en España, tanto desde los medios gráficos del lado republicano como del lado falangista», resalta.

«Trabajar con imágenes es complejo ya que lo simbólico siempre tiene un sentido abierto y una capacidad de deriva que a veces escapa a la intención. Esta opacidad de sentidos en las imágenes, esta capacidad de tener ciertas apropiaciones, es lo que genera esa misma capacidad virtuosa. Por eso llamamos a estos tres textos ‘ensayos’, porque son pensamientos que continúan fluyendo», concluye.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: