El Presidente adelantó que en septiembre habrá otro pago del IFE

Compartí este articulo!

El presidente Alberto Fernández confirmó ayer algo que se venía analizando en el Gobierno nacional. Como el pico de la pandemia de Covid-19 se produciría en la segunda quincena de este mes, en septiembre se abonaría otra cuota del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE).

El Gobierno nacional había decidido que la tercera etapa que se comenzará a pagar el lunes 10 de este mes sería la última.

Sin embargo, como la economía no se recuperará en lo inmediato y la situación social se mantendrá “delicada”, según admiten en la Casa Rosada, el Presidente manifestó ayer que el Estado nacional “seguirá acompañando” a los que no tienen trabajo y a los que lo perdieron en esta cuarentena.

Alberto Fernández reconoció ayer que en septiembre habría una cuarta etapa. “El IFE continuará mientras dure la pandemia. En el país no tiene que haber hambre”, remarcó el jefe del Estado, en una entrevista que le concedió al portal El Destape.

Publicidad

De este modo, el Presidente confirmó algo que había comenzado a analizar en el Gabinete Económico y Social que encabeza el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

Precisamente, este organismo oficial en el cual participan varias carteras (Desarrollo Social, Economía, Trabajo, Desarrollo Productivo y la Anses) concluyó que el IFE impidió que dos millones de personas cayeran por debajo de la línea de la pobreza en los últimos tres meses.

La titular de la Anses, María Fernanda Raverta, había dicho el miércoles pasado que la tercera etapa del IFE era la última, pero la prolongación de la pandemia obligaba a analizar la continuidad por un mes más de esta asistencia.

En línea con la continuidad del IFE, también es muy probable que siga un mes más la Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP), la ayuda estatal a las empresas privadas para que puedan pagar los salarios.

“Sería lógico que la ATP también se prolongue, porque si con el IFE asistimos a los desocupados, no podemos permitir que los trabajadores privados no cobren sus salarios debido a que hay muchas empresas que aún no pudieron volver a trabajar. Seguramente será de acuerdo con el nivel de facturación”, dijo un vocero oficial.

Publicidad

Pulseada

En la Casa Rosada hay dos posturas, pero que finalmente el Presidente es quien toma la decisión final: el ministro de Economía, Martín Guzmán, plantea que se debe controlar la emisión monetaria, mientras que el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, apunta a la “delicada” situación social que genera la cuarentena.

Esta discusión ya asomó el mes pasado, pero el Presidente decidió pagar la tercera cuota del IFE.

Publicidad

Ahora se repite el mismo escenario de análisis. Y, por lo que dijo ayer, Alberto Fernández volverá a inclinarse para que esta ayuda estatal siga en septiembre.

El debate no es menor, ya que esta asistencia que surgió durante la cuarentena exige a las arcas nacionales un desembolso de casi 90 mil millones de pesos por mes.

Si bien en el Gobierno dicen que este plan llega a nueve millones de personas, en realidad, en el segundo pago, hubo una disminución de beneficiarios: en junio, los 10 mil pesos los recibieron 8,8 millones de personas, mientras que en julio el padrón final fue de un millón menos, es decir, 7,8 millones.

En el caso de Córdoba, en junio los cobraron 738 mil personas, en tanto que el mes pasado los percibieron 651 mil beneficiarios.

Según la titular de la Anses nacional, la baja no tuvo que ver con un recorte de presupuesto. Se debió al entrecruzamiento de datos, que expuso que había habido personas que cobraron la primera cuota y no rendían los requisitos.

Raverta informó que para cobrar el IFE se inscribieron 14 millones de personas, pero finalmente para el primer pago quedaron los mencionados 8,8 millones.

El plan que viene

El Presidente también se refirió al programa social que se está estudiando para reemplazar al IFE. Se trata del Ingreso Básico Universal (IBU), que sería permanente y apuntará a asistir a los desocupados.

El ministro Arroyo comentó días pasados a La Voz que en el padrón de beneficiarios del IFE se detectaron alrededor de tres millones de personas que no podrán conseguir trabajo, aun cuando se levante la cuarentena.

A este universo apuntará el ingreso universal, que sería de un salario mínimo, vital y móvil, es decir, 16.750 pesos. Serán menos beneficiarios, pero la cuota será más alta. El presupuesto mensual sería de unos 50 mil millones de pesos.

En Córdoba, según fuentes de la Anses local, habría alrededor de 200 mil personas en condiciones de recibir este plan destinado a desocupados.

Diferencias entre dos programas sociales

El Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) surgió para asistir a monotributistas y desocupados durante la cuarentena. El Ingreso Básico Universal (IBU), que se implementaría desde noviembre, apunta a una asistencia permanente a desocupados.

El IFE son 10 mil pesos, mientras que el IBU sería un salario mínimo, vital y móvil, que hoy es de 16.750 pesos.

La otra gran diferencia es que el IFE no tiene contraprestación, mientras que el IBU exigirá que los beneficiarios presten alguna tarea en el Estado.

La tercera etapa del IFE se comenzará a pagar el lunes 10 de agosto para los beneficiarios cuyos DNI terminen en 0. Los pagos continuarán los días hábiles de acuerdo con la terminación del documento. La gran mayoría ya fue bancarizada y recibirá los 10 mil pesos en sus cajas de ahorro.

SÍNTESIS POLÍTICA

Información exclusiva y el mejor análisis, los lunes en tu correo.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado el 2/08/2020 en nuestra edición impresa.

Publicidad

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: