Diputados de Schiaretti, claves para la sanción de la moratoria

Compartí este articulo!

Los votos de los diputados de bloques provinciales y de Roberto Lavagna, entre ellos los cuatro representantes de Hacemos por Córdoba en Diputados, fueron determinantes para la media sanción de la moratoria impulsada por el Gobierno nacional.

El punto neurálgico de la discusión en la Cámara baja fue el artículo 11, que permitirá, si el Senado convierte el proyecto en ley, que empresas que están con procesos de quiebra ingresen al beneficio impositivo. La disputa tenía nombre propio: Oil Combustible, del empresario Cristóbal López, declarada en quiebra en el marco de una causa judicial por administración fraudulenta que está en pleno proceso judicial.

La votación particular de ese artículo fue ajustadísima: 130 a 121 y una abstención. Allí fue cuando los votos satélite al oficialismo cotizaron: en Diputados, el Frente de Todos reúne por sí mismo 117 votos; mientras que Juntos por el Cambio llega a 116, aunque en la sesión que terminó al filo de la 0 hora del sábado estaban en sus bancas 114 diputados de ese espacio. Juntos por el Cambio insiste que esta ley es «un traje a medida» para López y sus empresas. 

En la votación general de la ley, en cambio, el proyecto oficialista ganó con holgura: 137 votos a favor frente a la abstención de casi toda la bancada de Juntos por el Cambio (con excepción de Luis Juez, quien votó en contra, y dos ausentes) y el rechazo de los dos diputados de la izquierda. A los 117 del Frente de Todos se sumaron la representante del Movimiento Popular Neuquino, los ocho de Unidad para el Desarrollo y los 11 del bloque Federal, entre ellos los cuatro del peronismo cordobés (Córdoba Federal). 

Publicidad

Al llegar a la votación del controvertido artículo 11, la brecha se achicó por las divisiones en los interbloques Unidad para el Desarrollo y en el Federal, lo que marcó la diferencia entre los números de una y otra votación. En el poroteo del interbloque Federal, los cordobeses Alejandra Vigo, Carlos Gutiérrez, Claudia Márquez y Paulo Cassinerio estuvieron entre quienes levantaron la mano junto a la mayoría. 

El voto Córdoba

En un territorio hóstil para el Frente de Todos como lo es Córdoba, la oposición a Schiaretti busca capitalizar el alineamiento de sus cuatro diputados con el proyecto impulsado por el kirchnerismo. 

«Los diputados de Juan son cordobesistas hasta Leones, después se vuelven soldados de Cristina», dijo Luis Juez. «Se mimetizaron con un proyecto que no consagra la impunidad de Cristóbal López a quien, aprovechando la pandemia, el kirchnerismo le tira una soga para salvarlo. Los cuatro de Schiaretti fueron determinantes en esta ley de impunidad porque dieron el cuórum para votar junto con el kirchnerismo. No está mal ser kirchnerista y hacer lo que Cristina diga, lo que es un acto de hipocresía es decir que son lo opuesto al kirchnerismo», agregó.   

Fue el único integrante de la bancada de Juntos por el Cambio que no se abstuvo en la votación general: «La abstención no condena a la corrupción y es eso lo que se consagró con el texto aprobado de la ley en su artículo 11», se diferenció el exintendente. 

Publicidad

Para la diputada Soher El Sukaria «nadie puede negarse a acompañar una moratoria» en la actual crisis, pero «no se podía convalidar un artículo hecho a medida de un procesado con insolvencia fraudulenta (por López)». Respecto de la votación particular, afinó el lápiz: «Decepciona que los diputados de Córdoba Federal hayan acompañado este artículo, porque no peligraba la moratoria que ya había sido aprobada en general; nada justifica cómo votaron».

La radical Soledad Carrizo se pronunció en sentido similar: «El apoyo de los diputados de Schiaretti a la ‘ley Cristóbal Lopez’ deja en evidencia dos cuestiones: la primera, la mala gestión y la evidente dependencia económica del poder central. Segundo, con esto vemos cómo el peronismo cordobés es cada día más kirchnerista: hay un disciplinamiento y una verticalidad muy marcada desde el Gobierno nacional hacia los diputados del Gobierno de Córdoba, una connivencia que se traduce en indiferencia a las verdaderas preocupaciones de la ciudadanía cordobesa: por ejemplo, votar en contra de la emergencia turística».

Publicidad

El diputado schiarettista Paulo Cassinerio rechazó responder esas críticas: «Entiendo que la oposición a nuestro Gobierno provincial necesite un posicionamiento», dijo. «Interpretamos que las 4.600 empresas que están en un proceso de quiebra y tienen la posibilidad de entrar en esta moratoria, en Córdoba son más de 300 empresas las que están en esta situación. Eso es lo que primó. Si no se les da una oportunidad a esas empresas, lo más probable es que vayan a una quiebra irreversible», dijo al rechazar la idea de que la ley sancionada en Diputados sea «hecha a medida de Cristóbal López». Respecto de este punto, Cassinerio sañaló: «Entendemos que el proceso judicial (que enfrenta López) es independiente de una ley de moratoria que busca salvar a miles de empresas. Pensar en una empresa es tener una mirada sesgada». E insistió: «No hubo un acuerdo con el Frente de Todos en esta ley, nuestro bloque es y lo seguirá siendo Córdoba Federal; entendemos que se trata de una ley necesaria».

Al rechazar el princiapl argumento de Juntos por el Cambio, Eduardo Fernández (Frente de Todos) opinó que la oposición «le buscó 10 mil vueltas» para no acompañar «una ley beneficiosa para el empleo argentino». «Hubo una pobreza de argumentos, como por ejemplo decir que se trata de una ley antiempresaria. La mayoría de las empresas que se verán favorecidas están vinculadas a Mauricio Macri, pero insisten con una compañía  supuestamente vinculada al kirchnerismo, algo que seguramente será desmentido por la Justicia», dijo en relación al proceso que enfrenta Oil Combustibles. 

De los 18 diputados por Córdoba, votaron a favor (en general y particular) los cuatro de Córdoba Federal y los tres del Frente de Todos.

La moratoria

Antes de sancionar la polémica moratoria, Diputados aprobó casi por unanimidad (sólo se contaron dos abstenciones) la declaración de emergencia hasta el 31 de marzo de 2021 para procesos de concursos preventivos y quiebras, en el marco de la pandemia por coronavirus. Se modificó así, de forma temporaria, la Ley 24.522 de concursos y quiebras, que determina la ampliación de los plazos procesales en el caso de los concursos acreedores y la suspensión de ejecuciones por 180 días. El proyecto debe obtener la aprobación del Senado. 

Respecto de la moratoria impositiva y previsional, el proyecto que logró media sanción al filo de la madrugada establece que las empresas podrán acceder a planes de pago entre 48 y 120 cuotas para regularizar las deudas impositivas, previsionales y/o aduaneras acumuladas hasta el 31 de julio. Los contribuyentes podrán adherirse hasta el 31 de octubre a la moratoria y deberán pagar la primera cuota del 16 de noviembre, con tasa diferencial.

En el debate en comisión, el oficialismo aceptó cambios solicitados por Juntos por el Cambio y el interbloque Federal: se trata de un esquema de «premios» para los contribuyentes cumplidores, quienes podrán acceder a exenciones por un tope de 17.500 pesos y amortizaciones fiscales por inversiones de muebles, maquinarias o en infraestructura.  

El proyecto con media sanción de Diputados está adjunto más abajo y puede descargarse. 

SÍNTESIS POLÍTICA

Información exclusiva y el mejor análisis, los lunes en tu correo.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado el 2/08/2020 en nuestra edición impresa.

Publicidad

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: